Opinió

Exnovias y el PSC


  • Comparteix:

sergio.blazquez

Sergio Blázquez


Publicat: el 24/mar/13
Opinió
Més Columnes de l'autor
PDF

Hubo un tiempo, no demasiado lejano realmente, en que el señor Felipe González llenaba pabellones en Cataluña. Un tiempo en el que el entonces alcalde de Barcelona, señor Pasqual Maragall, gritaba aquello de 'Visca Catalunya' y 'Visca Espanya' desde el balcón del ayuntamiento cuando aconteció que la ciudad resultó elegida para albergar los Juegos Olímpicos del 92.

Aquello sin embargo, parece perderse ya en la noche de los tiempos y hace mucho que el PSC dejó de tener 'Sentido de Estado' para transfigurarse en un muñeco roto en manos del nacionalismo imperante.

Este pasado lunes, sin ir más lejos tuvimos un pequeño ejemplo en el Pleno del Ayuntamiento de Sant Cugat, cuando el representante del grupo socialista, señor Pere Soler, en nombre de su grupo municipal, propuso aprovechar los dos megamástiles de la ciudad para izar distintas banderas según el día y porqué no, la bandera republicana también, señor Pere Soler Dixit.

La propuesta fue rechazada, más que nada por poco seria y parecer más una ocurrencia que algo con un mínimo de enjundia como para ser llevado al Pleno.

Sin embargo el matiz republicano y en general el discurso del PSC en nuestra ciudad no deja de resultar paradójico. En medio de una pérdida absoluta de rumbo de su partido, parecen más preocupados por el compadreo y el 'buen rollito' con los partidos secesionistas que por defender, aunque sea someramente, lo que un día pudo representar el PSOE-PSC y que, curiosamente, les llevó a gobernar nuestra autonomía durante dos legislaturas con más pena que gloria.

Más ocupados en hacerse perdonar su atisbo de españolidad ante los nacionalistas (no sea que un día te llamen facha) que defender los postulados de gran parte de su electorado y militancia.

No es de extrañar, todo lo contrario, que Ciutadans haya recibido apoyos explícitos del PSOE en las pasadas elecciones autonómicas, y los siga recibiendo.

No resulta chocante que cuando a Pere Navarro se le ocurrió pedir la abdicación del rey Juan Carlos en favor del príncipe Felipe, uno de los máximos referentes del socialismo español que no es otro que Alfonso Guerra, dijera ante la prensa: 'No me siento en absoluto representado en esto ni en nada por el señor Navarro'.

Con el PSC pasa lo mismo que con algunas ex novias, o personas que en un tiempo de juventud te pudieron seducir: cuando te las cruzas por la calle piensas algo así como 'el tiempo que ha pasado... y qué mal te ha sentado'.

SERGIO BLÁZQUEZ és secretari de Cs Sant Cugat



  • Comparteix:

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.