Opinió

Dinámicas de odio


  • Comparteix:

sergio.blazquez

Sergio Blázquez


Publicat: el 11/gen/15
Opinió
Més Columnes de l'autor
PDF

'El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor' Buda. (563AC-486AC). Europa vive tiempos complicados, no cabe duda. A la crisis económica que nos golpea desde hace unos años ha venido a sumarse una crisis de valores, que en realidad esconde una profunda crisis existencial de nuestro papel como europeos en el mundo. Atrás quedaron los siglos en los que el orbe bailaba al son de las potencias europeas.

Así el viejo continente se siente incómodo en este siglo XXI y no sabe encontrar las respuestas acertadas a preguntas nuevas. Los mismos valores centrales del Humanismo se tambalean mientras arrecia de nuevo el populismo, los partidos xenófobos y los nacionalismos donde la argamasa con la que se construyen estos movimientos se llama odio.

Este pasado 7 de enero el terrorismo yihadista perpetró una masacre en París que ha resultado especialmente dolorosa y que, la globalización en que vivimos, nos hace sentirla particularmente cercana. Las víctimas en este caso han sido humoristas sanos, bienintencionados y libres. El hecho de que dedicaran su vida al humor hace más dura si cabe la tragedia. Tipos que canalizan su energía en arrancarnos una sonrisa, en hacernos a todos más llevadera una vida que demasiado a menudo coge tintes dramáticos.
Mi más sincero reconocimiento a los fallecidos de 'Charlie Hebdo' porque en el ejercicio de su profesión eligieron una decisión arriesgada pero acertada, no cedieron al chantaje de los fanáticos y pusieron la libertad de expresión como bien inalienable. Muy lejos de los cómicos paniaguados al servicio del gobierno de turno por cierto, que tanto abunda en nuestro país; afortunadamente, en todas las profesiones hay categorías.

La política debe impedir que este cruel atentado germine en un odio indeseado y que genere nuevos actos de injusticia y dolor; en particular, hago hincapié de forma explícita a que debemos combatir la deleznable islamofobia derivada. Al mismo tiempo tenemos la obligación de exigir a nuestros gobernantes que luchen hasta la extenuación contra el terrorismo de toda índole con todas sus capacidades y medios.

Y debemos hacerlo acotando la enfermedad al órgano afectado, sin cercenar en modo alguno las libertades individuales ni las libertades de credo: no hay religiones moralmente superiores a otras. En primer lugar porque las tres religiones monoteístas predominantes están firmemente vinculadas entre sí. Así del judaísmo surgió el cristianismo y dentro de este brotó a su vez el islam. Quien quiera hallar bellas reflexiones las encontrará en cualquiera de sus textos sagrados; quien quiera encontrar frases desafortunadas también. En segundo lugar porque en un estado laico como el nuestro las creencias religiosas, sean las que fueren, quedan supeditadas al cumplimientos de las leyes, a la obediencia a las Constituciones modernas basadas en la justicia, la igualdad, y la libertad independientemente de cual sea la raza, religión, ideología o sexo del individuo.

Europa debe ser segura a la vez que tolerante. Nadie ha dicho que sea fácil pero sabemos que es lo correcto.

SERGIO BLÁZQUEZ és secretario de C’s Sant Cugat



  • Comparteix:

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.